Entendiendo Los Tiempos

¿Por qué se necesita al Espíritu Santo para creer?